ACTUALIDADHARDWAREnoticias de informaticaNoticias de tecnologia

Evita estos 6 errores al comprar tu CPU y Gráfica nuevas

Elegir los mejores componentes para un nuevo PC puede ser algo complicado si no se dispone de la información correcta: de poco sirve una gráfica muy potente si se va a crear un cuello de botella en tu sistema. Acudir a ordenadores pre-ensamblados tampoco es una buena opción en muchas ocasiones, pues desconocemos en profundidad que componentes componen el setup – por ejemplo modelo de placa base, frecuencia memoria, etc – y el precio también está “inflado”, siendo casi siempre más económico montar tu propio PC por piezas si dispones de los conocimientos adecuados.

Este artículo tratará de prevenirte para que no cometas 6 errores habituales a la hora de elegir una nueva tarjeta gráfica y CPU.

  1. Comprar una tarjeta gráfica muy económica para una CPU muy potente.

Evita las tarjetas gráficas básicas como RX 580, GT 1030, etc… si quieres un PC mínimamente equilibrado para juegos, tarjetas gráficas de este tipo no ofrecen ningún valor a día de hoy pues son incapaces de mover cualquier juego medianamente moderno con fluidez. Ni tan siquiera merecen la pena para jugar a nivel de detalle bajo a 1080, cuando hay APUs – 8600G/8700G – que lo hacen perfectamente. Mínimo empieza a considerar una RX6600 o una RTX 3060. Una RX6600 ronda los 225 euros en tiendas online

  1. Comprar una CPU de nivel básico para una gráfica de gama alta:

Este sería el polo opuesto del punto anterior. Si adquieres una CPU básica – por ejemplo i3 o Ryzen 5XXX de gama básica como el 5500 – la CPU hará de cuello de botella si la emparejas con una gráfica potente: 7600XT y superiores y su equivalente en nVidia como la 4060 y superiores – En general para juegos un procesador de 4 núcleos no deberías de emplearlo más alla de resoluciones 1080p y lo lógico es optar por procesadores de 6 núcleos – el 12400F es un excelente y económico procesador de juegos –

  1. Comprar una CPU sin más actualizaciones

Un procesador Ryzen 5 5600X es un potente procesador para juegos, también el 12400F lo es. A simple vista parece una compra inteligente, y ciertamente lo es pero a corto plazo y sin posibilidades de ampliación a generaciones de procesadores venideras, pues tanto el socket AM4 como el LGA 1700 han llegado al final de la vida útil. En el caso de AMD podríamos optar en un futuro por un 7800X3D que a día de hoy es posiblemente la mejor CPU para juegos, o bien Intel un 14700K que es otro prodigio para juegos, pero es lo máximo que vamos a poder actualizar esta plataforma.

  1. Comprar una CPU excesiva para juegos:

Podemos pensar – equivocadamente – que cuantos más núcleos y frecuencia tenga una CPU mejor va a ser para juegos, o vamos a obtener mayor tasa de frames.

En la imagen anterior, vemos que el 7800X3D obtiene algunos frames más que el R9 7950X3D, y en otros juegos la tónica es prácticamente la misma: la diferencia de frames es ninguna o mejor para el R7. Piensa además que el R7 7800X3D tiene un precio ahora mismo de 396 euros en Amazon, mientras que el R9 7950X3D tiene un precio de 455 euros, por lo que no compensa para nada el modelo superior. El mismo ejemplo lo podemos transcribir a un 14900K vs 14700K.

  1. Comprar una tarjeta gráficade alta gama limitada por VRAM:

Hay modelos como la gráfica RTX 3070 en los que estaba limitado su rendimiento por el uso de sólo 8GB de VRAM , que la limitaba en resoluciones 2K – e incluso en algunos juegos a 1080p- y superiores al no poder procesar la memoria la cantidad de datos de las texturas del juego. En este sentido AMD ha sido más “generosa”, pues ya desde gráficas potentes como la 6700XT disponía de 12GB de VRAM.

El mínimo que debes considerar en una tarjeta gráfica para tener un margen de “vida” amplio es 16 GB VRAM. Gráficas de gama alta como la 7900XT lanzada en Diciembre de 2022 ya disponían de 20GB de VRAM.

  1. Comprar una GPU incompatible con tu setup:

Finalmente, y llegados a este punto, puedes haber elegido un conjunto de CPU+Gráfica adecuadas. Aunque parezca una tontería, deberías comprobar la amplitud interna de tu caja para no llevarte después sorpresas desagradables, sobre todo si has optado por un chasis semitorre o mini-itx, que o bien literalmente no cabrán o limitarán al máximo el espacio interior impidiendo una correcta refrigeración de los componentes.

Piensa también que muchas tarjetas gráficas actuales ocupan 3 slots PCI.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba