A mucha gente le gustan los sustos, lo que la industria del terror ha aprovechado durante décadas, pero el miedo es una emoción compleja y     para conseguir aterrorizar a una persona se necesita algo mas que salir de una puerta y decir ¡BOOOH!.