Coolers con estilo, cortesía de Sistemas Ibertrónica

El V1 se distingue por su estructura compuesta de cuatro tubos hechos de cobre que garantizan una mejor conducción y disipación del calor, ya que éste es removido a través de cuatro fuentes distintas.
El patentado diseño ha tenido como principal objetivo conseguir que el flujo del aire se acelere, cuando el equipo lo requiera, sin que ello afecte a la velocidad del ventilador. El V1 toma aire desde diferentes puntos y lo disipa completamente por uno de sus lados. Su base, también de cobre, actúa como el perfecto punto de unión entre el cooler y la CPU.

El alto rendimiento del V1 no va reñido con su otra garantía: el trabajo en absoluto silencio. El potente ventilador de 12cm que lleva integrado reduce el nivel de ruido a 16dBA e incorpora, a su vez, unas luces LED azules y un mando a distancia para controlar su velocidad.

Por su parte, el modelo MaxOrb hace lo propio desde su estructura de 6 tubos y sus aletas de aluminio que lo rodean y consiguen que la ventilación se desarrolle de modo envolvente en el interior del chasis. Al igual que el V1, el MaxOrb asegura un silencio absoluto en modo operativo e integra un ventilador de 12cm, unas luces LED azules y un mando a distancia para controlar su velocidad.

Deja un comentario