Be Quiet Dark Rock Advanced

be quiet! regresa por todo lo alto con su nueva línea de disipadores para CPU de alta gama. La empresa alemana vuelve a sorprendernos con dos modelos que combinan la máxima calidad y un total silencio. Dark Rock Advanced y Dark Rock Pro son los nombres de estas joyas que han sido desarrolladas, testeados y garantizados en sus altas prestaciones, en los tres laboratorios que el fabricante tiene en Asia y Europa.

Be Quiet Dark rock Advanced

 

Dark Rock Pro: Máxima refrigeración y mínimo ruido garantizados a través de su estructura de doble torre, formada por siete tubos de calor de forma tridimensional, y acondicionados con una capa de cobre libre de oxígeno; y sus dos ventiladores integrados, Silent Wings PWM de 120mm. El contorno ondulado de sus láminas refrigerantes también ayuda a evitar el ruido y optimiza el flujo de aire. No supera nunca los 25dBA. En conjunto, este modelo nos ofrece un rendimiento extremo cuando la CPU se halla trabajando a máxima potencia: 220W.
El exterior de este disipador destaca por sus acabados niquelados en negro, una estructura de aluminio resistente y una estable placa trasera que proporciona una  fijación a prueba de vibraciones.
Su precio de venta al público recomendado será de 79,90€.

– Dark Rock Advanced: Dirigido a usuarios realmente exigentes con sus equipos. Como principales diferencias respecto al modelo anterior, encontramos que en éste, la estructura es una única torre acompañada de seis tubos de calor y un ventilador Silent Wings de 120mm. Se mantiene su eficiente refrigeración de CPU de alto rendimiento, incluso en sistemas de overclocking.
Su aspecto externo reincide en los acabados niquelados en negro, cobertura cepillada totalmente  de aluminio resistente y una estable placa trasera que proporciona una  fijación a prueba de vibraciones.
Su precio de venta al público recomendado serán aproximadamente unos 59,90€.

Ambos modelos cuentan con una durabilidad de más de 300.000 horas operativas.

Este doble lanzamiento se verá complementado en el 2011 con la llegada de la gama Silent Rock de disipadores de gama media.

Deja un comentario